Almohada cervical

La almohada cervical va a ser un antes y un después en tu descanso. Las almohadas por lo general parecen un accesorio más de la cama pero son mucho más que eso. Una buena almohada cervical especialmente elegida para ti puede marcar abruptamente la diferencia en la forma en que te relajas y descansas.

¿Por qué es tan beneficiosa la almohada cervical?

La almohada cervical no solo no tiene la forma de las almohadas convencionales sino que tampoco tiene el mismo material de relleno, este suele tener “memoria” que se le llama, es decir, se adapta y se amolda según la forma de nuestro cuello y cabeza, y esto, es lo que hace que realmente nos relajemos al dormir. La almohada cervical se adaptará a nuestra fisonomía y reducirá el peso corporal, aliviando la tensión del cuello y la cabeza. Además de relajarte, te ayudará a una alineación natural del cuello y por ende, la columna, lo que te ayudará a prevenir lesiones futuras.

Cosas que debes saber de la almohada cervical

-Al estar compuesto por un material viscoelástico, no pierde su forma. Por lo que no deberás preocuparte porque te quede marcada tu cabeza o se abulte más de un lado y debas andar acomodándola para que puedas apoyar bien tu cabeza en ella.

-Siguiendo lo anteriormente dicho, es por eso que se adapta a tu cuello y cabeza, es por eso que se las llama la “almohada con memoria”. Esto es fantástico porque los huesos cervicales se alinearán de manera natural evitando la presión en los nervios del cuello y la columna.

Consistencia ideal, no es blanda pero tampoco es firme. Tiene la firmeza justa como para mantener la cabeza y cuello recto, pero lo suficientemente blanda y confortante para lograr una relajación y sueño reparador. Cabe aclarar que si hay almohadas que son más firmes y otras más blandas, pero eso ya dependerá del gusto o necesidad de quien la compre, pero es importante recordar que la almohada cervical no va a ser firme ni blanda al extremo, es un punto medio, pudiendo variar entre más firme o más mullida.

-La almohada cervical se caracteriza por ser hipoalergénica, ya que está hecha con fibras naturales, lo que evitará reacciones alérgicas a quienes tengan piel sensible o sean propensos a sufrir alergia. Incluso muchas almohadas cervicales además de ser hipoalergénicas están hechas con un material que repelen con ácaros.

-Esta almohada fue diseñada por especialistas, los cuales determinaron que el 30% de las migrañas en las personas eran asociadas a alteraciones en las vertebras cervicales. Por eso, al usar la almohada cervical reducirás la probabilidad de tener migrañas al despertar. También se reducirán tus dolores de cuello y espalda alta, dado que la almohada cervical ayuda a que se alineen de manera natural, quitándole presión a los nervios de esa zona.

-Las almohadas cervicales vienen en diferentes tamaños y modelos. Si bien todas cumplen la misma función y condicen con todos los beneficios nombrados anteriormente, hay gente que prefiere las almohadas más grandes, otros más pequeñas, otros prefieren que solo sean específicamente con la forma del cuello. Hay una almohada cervical para cada tipo de persona, esta en ti buscar la que mejor va con tus necesidades o deseos, y recuerda, nunca mas querrás dormir sin tu almohada cervical, adiós para siempre a las almohadas convencionales!

Otros tipos de almohadas

Almohada bebe: no hay nada más mono que una almohada de bebe, son pequeñas y mullidas. La característica principal de este tipo de almohadas es que al centro suelen tener un “hueco” o desnivel, para colocar ahí la cabeza del bebe y su cuello y columna queden alineados de manera natural, por lo que la cabeza está sostenida y contenida pero no está elevada (como si en la almohada de los adultos por ejemplo).

Hay muchísimos colores, diseños y tamaños, solo deberás elegir la que crees que mejor le hará a tu bebe para relajarse y dormir toda la noche. Otro beneficio es que son lavables y de secado rápido, así que no te preocupes si tu bebe mancha su almohada!

Almohada de viaje: no solo si viajas en avión, si viajas en coche también deberías tener una. Además de ser super practicas y pequeñas para llevar, realmente hacen la diferencia en tu siesta reparadora u horas de vuelo, ya que su forma circular y espuma compacta (de diferentes densidades) con la que está hecha, se adaptan a tu cuello, ayudando al sostén de tu cabeza y relajando los nervios del cuello, ayudándote a tener un viaje más relajante.

Almohada viscoelástica: este tipo de almohada se llama así por el tipo de material con el que están hechas, es un material que se llama “con memoria” dado que se adapta a la forma de tu cuerpo. Hay almohadas viscoelásticas para cabeza y cuello o para rodillas por ejemplo. Hay tomar la forma propia de tu fisonomía, no debes preocuparte por estar homogenizando su material interior para poder dormir cómodo y relajado, es algo que se hace naturalmente en la almohada por el tipo de material.

Almohada embarazo: esta almohada es super recomendada para quienes están embarazadas, ya que uno de los inconvenientes del embarazo avanzado es la posición para dormir de la madre, por lo que la almohada ayuda mucho a encontrar una posición para relajarse. Se puede usar como almohada convencional, entre los pies, entre las rodillas o la más común, “abrazando” la almohada y apoyando levemente la barriga sobre ella. El 90% de las embarazas la recomiendan y comentan que es un antes y un después en el descanso.

Lo bueno, es que luego del embarazo, puedes seguir usándola! La mayoría de las madres luego de parir la usan de almohada para sostener al niño mientras le dan el pecho o el biberón, así se sienten mas cómodas con las manos libres y el niño está relajado sobre una superficie mullida y confortante.

Vienen de distintos colores y tamaños, tu elegirás el que creas conveniente que te hará dormir mejor y más relajada según que tan grande sea tu barriga o si la quieres para poner en tus rodillas. Será tu mejor aliada contra el sueño malo propio del embarazo!

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)